Los medios de comunicación tradicionales han perdido relevancia y protagonismo en el control y distribución de la información en situaciones de emergencias, eventos meteorológicos, y desastres o catástrofes naturales, en favor de los Social Media y el nuevo Periodismo Ciudadano.

En los últimos años el aumento significativo de las nuevas tecnologías de la información y la comunicación (TICs) y su uso en las redes sociales ofrecen nuevos espacios para la organización social y a la vez nuevas oportunidades a los gobiernos y a las comunidades para incrementar la resiliencia ante la vulnerabilidad de sociedades expuestas a un mayor riesgo. Son una multitud los ejemplos de casos a nivel nacional e internacional que revelan el impacto que las redes sociales tienen como réplica a las necesidades de la población en situaciones límites, ya que han transformado no solo la percepción que se tenía del riesgo, sino que manifiestan nuevas expectativas ante la respuesta de instituciones y de la propia población civil.  La realidad es que ya forman parte de este nuevo escenario diario en la vida de millones de usuarios alrededor del mundo y este crecimiento exponencial hace que debamos aprovechar no solo las oportunidades que nos blinda la red para comunicar, si no que se exhiban sus otros usos, y comportamientos en sociedades y situaciones que puedan generar alarma social.

Coordinadoras: Mª Luisa Sánchez Calero y Pilar Limón Naharro

catástrofesdesastresinformaciónperiodismosocial media