La proclamación de la postverdad como una de las claves nucleares de la comunicación política contemporánea suscitó un vivo debate al que los autores de este libro nos hemos acercado desde perspectivas perpendiculares, centrándonos en su relación con otros factores que coliden con este concepto y que lo delimitan desde un punto de vista teórico y empírico.

Si hay una tendencia de la que emanan todas estas causas es, sin lugar a dudas, la creciente personalización en este ámbito. Aun siendo cierto que no se trata de algo exclusivo de la postverdad, nadie cuestiona que ha contribuido a focalizar la atracción cada vez más sobre los líderes y menos sobre las propuestas de su partido, abonándose al terreno de la espectacularización en un espíritu que recorre las diez contribuciones de este libro.

Y si hay un medio al que la postverdad deba su éxito ese es, con total certeza, la televisión, situada cada vez más en el centro de la acción política. Desde sus programas más tradicionales como los debates a los que nos acercan Zamora y Rebolledo en el primer capítulo de este libro hasta los nuevos formatos que, desde la óptica del politainment (un híbrido entre la comunicación política y el entretenimiento) como el español Dos días y una noche que desentrañamos Vázquez y Fernández, la televisión sigue teniendo un protagonismo indiscutible que ni siquiera las redes sociales en particular e Internet en general han conseguido amenazar.

Coordinador: Pablo Vázquez Sande


comunicaciónestrategiaspolítica