Gore Vidal, en su novela Creación, cuenta con todo lujo de detalles que la obra del que consideramos uno de los padres de la historia, Heródoto, no era en absoluto una obra que recogiera los hechos de una forma aséptica y desapasionada, sino que Los nueve libros de Historia del autor griego no eran sino una inmensa maniobra de propaganda política sin visos de estar próxima a la realidad y repleta de exageraciones y falsedades. El origen de este nuevo modo de escribir lo que se suponía que era Historia era la manipulación interesada y la creación de un ideario pro-griego, de modo que podemos decir que el origen mismo de los libros de historia se asienta sobre un evidente deseo propagandístico y falseado de determinados discursos políticos.

Editores: Manuel Bermúdez Vázquez y Lucía Ballesteros Aguayo

comunicaciónfilosofíaposverdad