En pleno siglo XXI, inmersos en una auténtica revolución tecnológica, la investigación científica sigue siendo el auténtico motor que empuja el avance del conocimiento del ser humano y  las sociedades en las que convive. Del mismo modo, en plena sociedad del conocimiento, y a pesar del descenso de financiación dedicado a la investigación a todos los nive-les en los últimos años, el intercambio de conocimiento se convierte en el eje sobre el que pivota el futuro de nuestra sociedad. No podemos olvidar que la investigación científica surge de la necesidad de “descubrir, conocer y comprender mejor una porción del mundo real” (Krippendorff, 1990).

Coordinadora: Marta Pulido Polo

comunicacióninvestigacióntendencias