En la presente obra se pretenden explorar las prácticas comunicativas y el consumo cultural de adolescentes en las pantallas digitales, esa generación que crece junto a las tecnologías digitales, ordenadores, videojuegos, cámaras digitales o teléfonos móviles con acceso a un mundo inexplorado e interminable de redes sociales y aplicaciones (Fortunati y Magnanelli, 2002; Ling, 2002; Sánchez-Carbonell, Graner y Beranuy, 2007). La multifuncionalidad del móvil y sus atributos, lo hacen singularmente atractivo para jóvenes y adolescentes. Le reportan un algo grado de autonomía respecto de los padres, la optimización de la comunicación y las relaciones interpersonales (Chóliz, Villanueva y Choliz, 2009; Ruiz-del-Olmo & Belmonte-Jiménez, 2014). En este contexto las familias se encuentran con importantes dificultades en la relación tripartita, familias-jóvenes-móviles, en especial, cuando consideramos la telefonía móvil como un espacio de ocio (Tabernero, Aranda y Sánchez, 2010). Esperamos que las sesiones de trabajo nos permitan profundizar en cómo se estructura esta tecnología y, mediante su uso por jóvenes y adultos, comprender las actitudes, comportamientos, las habilidades y competencia entre los jóvenes y sus entornos familiares.

Coordinación: María del Rocío Cruz Díaz, Francisco J. Caro-González y Antonia Ramírez García

comunicaciónmóviltéfono