Aunque los medios de comunicación y las nuevas tecnologías no se crearon con finalidades específicas para el ámbito de la enseñanza, es incuestionable la capacidad formativa que poseen; la admiración que ejercen en la sociedad es abrumadora, y su influencia en jóvenes y adolescentes es, si cabe, mayor. En este contexto, la difusión de conocimiento se encuentra integrada a una evolución frenética, y a menudo se ve condicionada por cambios de rumbo relacionados con multitud de informaciones y de nuevos conocimientos, que provienen de las tecnologías de la información y de la comunicación, principalmente.

A la estela de todo ello, en algunos centros escolares tal vez no se han llegado a desarrollar todas las potencialidades de las TIC, por eso se hace necesario proponer que la acción educativa apueste por la utilización pedagógica de estas TIC. Todavía hay una parte del profesorado que se encuentra en una dualidad contradictoria, en la que la utilización habitual, en su vida personal y cotidiana, de las nuevas tecnologías no se encuentra en consonancia con la metodología utilizada en algunas de sus clases, donde el uso de metodologías tradicionales sigue manteniéndose en exceso.

En cierta manera, en este libro que tienen en sus manos se promueve que la capacidad comunicativa de las nuevas tecnologías, si se aplica a la acción docente a partir de una base pedagógica rigurosa y meditada, estimula y motiva el pensamiento entre los discentes.

Coordinadores: Ismael Cabero Fayos y Marc Pallarès Piquer

comunicacióneducaciónpedagogíatecnologia