Los Derechos Humanos tienen su proyección en los Medios de Comunicación de una manera constante y sobre todo cuando se produce una incidencia que altera la realidad del equilibrio del entorno, aunque a veces ese reflejo mediático está condicionado por el mirar o el pensar de cada receptor del mensaje y en cada persona existe una visión marcada por su pensamiento o manera de concebir el exterior social, pautado todo por el vivir ideológico.

La Comunicación, en las dinámicas tangibles del Pensamiento, siempre tendrá un debate y la única sincronía entre emisor y receptor será la pluralidad humana en su efervescencia de un día a día donde no haya bloques culturales, sino el estar abierto a que cada zona del planeta tiene unos vasos sanguíneos que hacen fluir la sangre humana como conductor del ser desde planos distintos y siempre condicionado por las circunstancias del espacio/tiempo de donde se produzca la habitabilidad y, por consiguiente, la zona en donde surja la información, las circunstancias de cómo se ha vertebrado y la visibilización del acontecimiento protagonista.

Editores: María-Concepción Turón-Padial y Manuel-Jesús Cartes-Barroso

comunicaciónDerechos Humanossociedad